jueves, 30 de diciembre de 2010

A pesar de todo, tengo fe en el 2011

Es preciso que hablemos de los cubículos del conocimiento, del talento global, de pensar diferente, de pensar compartiendo, de conectar cerebros, de cuentas de resultados como deceso de las ideas, del efecto contagio de la colaboración, de la garantía de la exclusividad como valor del compartir, del caudal de pensar conjuntamente, de cambios inevitables, de gestión del conocimiento en las organizaciones del futuro, de modelos y razones de las comunidades virtuales, de alianzas de éxito como valor democrático de las empresas más débiles, de sociedades dinámicas, de las ventajas de esta crisis, de los negocios transparentes y de la recesión permeable.

En definitiva, debemos hablar de sumar emprendedores para despertar una sociedad adormecida.
Estamos a las puertas de una revolución...!!
Marc Vidal en su libro "Contra la cultura del subsidio"


Hay que ser franco, sabemos que 2010 no ha sido un buen año.


Hemos visto como el sinsentido de las políticas económicas una vez más no ha enmendado la situación insostenible que padecen muchas familias españolas, que no ven en un horizonte cercano la más mínima convicción de salir del agujero financiero en el que estamos inmersos. El año 2010 ha sido un año implacable en cuanto al desmonoramiento en la confianza de una política económica adecuada que pudiera conseguir esa posible revalorización en nuestras esperanzas de futuro.


Ha sido un año marcado por contradicciones. Hemos visto cómo se cosen a impuestos a trabajadores y empresarios, mientras por otro lado se crean subvenciones innecesarias e inasumibles; cómo cierran empresas y se despiden a miles trabajadores, mientras que patronal y sindicatos cobran sustanciosas nóminas públicas, abismales y sin transparencia; cómo en este país es más rentable no hacer nada y cobrar, que trabajar y pagar impuestos; cómo se pretende que los mayores trabajen más años, cuando los más jóvenes no pueden, cómo se nos conmina a mejorar nuestra formación, cuando luego sólo nos ofrecen trabajos sin especialidad y casi sin sueldo; o cómo se pierden casas, mientras el sistema financiero, reclama más ayudas estatales.


Vemos cómo se ha cortado la financiación a las empresas, mientras que los mismos Ayuntamientos son los que no les pagan las deudas, cómo llamamos reforma laboral, no a las medidas encaminadas a conseguir trabajo, sino a aquellas destinadas a despedir a más gente, o cómo nos colaban algo tan insostenible como ley SINDE dentro de una ley de economía sostenible.


En este año que se nos va, nos han querido convencer de brotes verdes, de apretones de cinturón, de lo necesario que es reflotar al sector financiero, que la recuperación era cuestión de meses, de lo necesario de las subidas en el precio de las energías y de los impuestos, que no se puede gobernar con esta oposición, que no se puede pactar con este gobierno, que la patronal quiere despido gratis y que los sindicatos no defienden a los trabajadores.
Y mientras unos hablan y otros replican, la gente sigue perdiendo su sueldo, su trabajo, su casa ...y su vida.

Tengo fe, sin embargo, que este 2011 será un año para la esperanza, y confiaré en que por fin a nuestros políticos se les encienda la bombilla de la sensatez, de que los parados puedan cumplir sus deseos laborales, de que los emprendedores dejen de ser una especie en extinción, y que nadie en este 2011 pierda su hogar por culpa del impago de sus deudas,

también espero....


            .... que nosotros estemos ahí para verlo, y para comprobarlo....

 ......FELIZ AÑO NUEVO PARA LA ESPERANZA. !!!

miércoles, 22 de diciembre de 2010

La LEY SINdE PArA TORpES

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana, e intercambiamos manzanas, entonces tanto tú como yo seguimos teniendo una manzana.
Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos ideas,
entonces ambos tenemos dos ideas"
George Bernard Shaw

LA LEY SINDE PARA TORPES por Juan Andrés Milleiro